PAGINAS DEL PROYECTO ARAÑANDO....

SECCIONES

  • - LAS ADICCIONES EN LAS MUJERES A partir del anterior análisis podemos plantearnos algunas reflexiones en torno a las mujeres y las adicciones: - La mater...
    Hace 6 años
  • SEXUALIDAD EN LOS JOVENES - Históricamente, la tarea de instruir a los adolescentes sobre el sexo ha sido responsabilidad de los padres. Sin embargo, la comunicación paterna en mate...
    Hace 6 años
  • PROSTITUCION INFANTIL - Cuando un individuo busca mantener relaciones sexuales con niños o niñas y no quiere correr el riesgo de ser denunciado, tiene una segunda opción : acudi...
    Hace 6 años

jueves, 19 de junio de 2008

HISTORIA DE LA PROSTITUCION

Texto Martín-Cano

DE LA ARCAICA AUSENCIA DE VINCULACIÓN MUJER-VARÓN, A LA INSTAURACIÓN DEL MATRIMONIO

En época arcaica, dada la creencia en la ausencia de responsabilidad masculina en la procreación, el varón adulto no se responsabilizaba de los hijos de una mujer y no existía VINCULACIÓN MUJER-VARÓN: las primeras familias estaban compuestas por la madre e hijos. (Ampliamos en: Creencia arcaica en la ausencia de poder fecundador del varón.

Así, en la familia matricéntrica, en la que no se daba la vinculación masculina, la mujer era fuerte junto a sus hijos, era autosuficiente económicamente y existía la sucesión matrilineal por la certeza de saber quien era la madre de los descendientes.

En el curso de la evolución surgió un comportamiento cultural nuevo (no existe en los primates) por el que los adultos varones empezaron a vincularse a una mujer y empezaron a preocuparse por los hijos de la misma y a cuidar y proteger a su propia familia, característica cultural que se manifestó muy posteriormente.

  • Ello ocurrió bien porque el varón captase la idea de paternidad y comprendiese que era el causante de la fecundación.
  • O bien porque el varón quisiera posesionarse de los hijos de su pareja.
  • O bien porque quisiese aumentar el número de descendientes y viese la necesidad de proteger a la madre, para que hiciese frente a los cuidados de sus numerosos hijos.
  • O bien para erradicar los comportamientos femeninos despóticos propietarias de los hijos y de otras posesiones valiosas.

No es raro que en el proceso de evolución, se generasen frustraciones masculinas frente al papel dominante y tiránico que la mujer ejercería en esta etapa con organización familiar de tipo matriarcal, en cuya sociedad quizás los varones correrían la misma suerte que la reservada a la mujer en etapas patriarcales, que provocarían resentimientos masculinos.

Y que desembocaron con la revolución patriarcal, cuando las condiciones fueron las adecuadas para conseguir el éxito. Y con ello el castigo y el arrebatamiento del poder en manos femeninas por parte de los varones. A este propósito comenta Campbell en (1991, 358): "Sin duda, en las primeras edades de la historia humana el milagro y la fuerza mágica de la mujer fue una maravilla no menor que el universo mismo, y esto dio a la mujer un poder prodigioso, y una de las preocupaciones principales de la parte masculina de la población ha sido destruirlo, controlarlo y emplearlo para sus propios fines."

Así que el varón empezó a vincularse a una mujer y a preocuparse de su sustento y el de sus hijos. Con el tiempo SE INSTAURÓ LA INSTITUCIÓN DEL MATRIMONIO, por lo que el esposo descargó a la esposa del esfuerzo de búsqueda de alimento, lo que posibilitaría el aumento considerablemente del número de nacimientos. Con ello se inició la gran expansión demográfica humana.

Y es precisamente el surgimiento de la vinculación mujer-varón, el primero de los mecanismos que explican la pérdida del poder femenino. Fue justo cuando se vinculó el varón a la mujer y se comprometió a la consecución del sustento, cuando sucumbió la organización familiar de tipo matriarcal.

A partir de entonces, se inició la dependencia femenina, factor decisivo de la causa de la pérdida de poder femenino. Con ello la mujer perdió la posibilidad de autorrealizarse por otras vías diferentes, ya fuese el trabajo o cualquier otra tarea libre. A partir de entonces se desarrollaría en la mujer el deseo de satisfacer su posibilidad de realización exclusivamente a través de la MATERNIDAD.

Tras la revolución patriarcal, que instituyó el matrimonio y la familia patriarcal, apareció la desigual división de los sexos, quedándose la mujer en su papel exclusivo de procreadora, mientras el varón se dedicó a la búsqueda del sustento. Y con ello empezó la relación sexual monógama, por la que la mujer intercambiaba su disponibilidad sexual permanente a su pareja, a cambio del sustento. De modo gradual entraría el nuevo modelo de familia e iría desapareciendo la antigua, coexistiendo en un tiempo.

Además la herencia se convirtió en patrilineal y la propiedad del suelo pasó a manos masculinas. Y con el establecimiento de la institución de la herencia patrilineal, la mujer quedó excluida de la propiedad del suelo y de las labores agrarias, la familia dejó de depender de ella para su subsistencia, con lo que se modificó su función económica.

Y así comenzó la subordinación femenina: la mujer vio restringida las profesiones con las que autosustentarse, fue perdiendo paulatinamente su influencia, su poder político y religioso y su status, hasta quedar sometida totalmente al varón, reducida a la maternidad y relegada al interior de la casa, quedándose aislada y demasiado ocupada en la tarea inaplazable de la vida diaria del cuidado de la infancia.

Pasó a no ser nada en absoluto ya que sólo debía trabajar y procrear hijos y perdió todos sus derechos. Hasta que finalmente a medida que la sociedad patriarcal siguió evolucionando, las leyes sancionaron tales conductas, y a la mujer se le prohibió el derecho a la subsistencia y de

jó de ejercer las profesiones que había estado practicando desde época inmemorial.

Algunas PROFESIONES FEMENINAS ARCAICAS, reflejadas en obras de arte de diferentes regiones y épocas: alfarera, artesanas, auriga, maestra, recolectora, porteadora,...







Los varones terminaron por arrebatar el poder a la mujer y esclavizaron a la mitad de la población que perdió sus derechos. Y desde la revolución patriarcal, las mujeres fueron oprimidas para que cumpliesen con el papel que se les adjudicaba: exclusivamente el de "procreadora" para que engendrasen el mayor número de hijos para el Estado y el de apoyo.

Y tal situación ha estado en vigor durante varios milenios (hasta que hoy día la situación empieza a cambiar), a la vez que el padre adquirió todo el poder sobre los miembros de su familia.

SURGIMIENTO DE UNA NUEVA PROFESIÓN: LA PROSTITUCIÓN

Y así, tras haber desempeñado el principal papel en el terreno económico y religioso en la Prehistoria, al producirse la evolución de la familia matriarcal a la patriarcal, surgió una nueva profesión femenina, como consecuencia de su pérdida de poder: la prostitución.

Surgió justo cuando el varón se vinculó a su pareja y familia y se encargó del sustento. Y a la par las mujeres perdieron el derecho a ejercer otras profesiones con las que autosostenerse. Y así la prostitución era la única que podía ejercer en esas condiciones.

La causa original de la prostitución se encuentra en LA INSTAURACIÓN DEL MATRIMONIO que tuvo como consecuencias:

  • (a) - El establecimiento de la herencia patrilineal, por lo que la propiedad del suelo cultivable pasaba a los hijos varones. Por ello la mujer dejó de ser dueña de los frutos del campo y ya no podía autosostenerse económicamente.
  • (b) - Al perder la mujer su valor económico, sólo se la valoraba en su función de esposa y madre de muchos hijos. Dado el exclusivo papel de procreadora que la esposa tenía en la familia patriarcal, estaría siempre embarazada. Así que los esposos acudirían a otras mujeres para que les proporcionasen placer, con lo que la demanda de prostitutas incrementaría la oferta. Comenta Kneissler en (1993, 64) de la sociedad patriarcal griega: "Cuando no estaban embarazadas, los maridos se limitaban a cumplir desapasionadamente tres veces al mes con sus deberes conyugales."

Se sabe que en Atenas, se estableció la institución del matrimonio y la familia patriarcal, por primera vez, en época de Cecrops. El hecho se cuenta como castigo a las mujeres atenienses, tras Atenea haber dado nombre a la ciudad, en su contienda con Neptuno / Poseidón.

Para calmar al derrotado Neptuno que quería darle su nombre, Cecrops, padre de Atenea, tomó la decisión, según los autores de la Enciclopedia Espasa, Tomo 33 (1988, 1005) (que citan a Giraud-Jeulon) de castigar a las mujeres: "... y entonces, para desagraviar al dios se impuso a las mujeres los siguientes tres castigos: a) se les quitó el derecho de votar; b) se prohibió que en adelante los hijos llevaran el nombre de sus madres y c) despojarlas del título de ciudadanas, de manera que quedaran reducidas a ser meras esposas de los atenienses."

Decisión, que muestra el mecanismo psicológico que castiga a las mujeres para quitarles el poder. A partir del castigo patriarcal, los hijos llevarían el nombre de sus padres varones (patrilinealidad), cuando antes llevaban los de sus madres (matrilinealidad). Lo que traduce la institución del matrimonio y de la familia patriarcal.

  • (c) - Además, a principios de la época histórica, aún pervivían costumbres de gran libertad sexual femenina, vestigio del matriarcado. Dada la consideración de valor sagrado que tenía el acto sexual en la antigüedad, considerado un acto de Fertilidad, no estaba todavía limitada la sexualidad femenina, si aún no había llegado al matrimonio. Por lo que en principio, no se exigía la virginidad femenina antes del matrimonio y podían prostituirse para ganar dinero.
  • (d) - Por otro lado al establecerse el matrimonio a cambio de una recompensa, para que un varón sostuviera a su pareja, se exigió la dote a la novia, exigencia que manifiesta su consideración desvalorizada. Dado que los padres no asumían el pago de la dote, la mujer tuvo que ejercer la prostitución, como única vía que le permitía la ocasión de autoproporcionársela. Y de ahí que el ejercicio de la prostitución no le impidiese contraer ventajosos matrimonios y que a los occidentales tanto asombraba.

Esto explicaría que a principio de los tiempos históricos, el ejercicio de la prostitución fuese realizada por las mujeres de manera institucionalizada y generalizada, en multitud de regiones. En principio se desarrollaba como cosa sagrada junto a los Templos, donde además las maestras se ocupaban de la formación de las niñas. Dada la imposibilidad en el patriarcado de la mujer ejercer otras profesiones, la prostitución era la única que podía en esas condiciones.

Un ejemplo típico es el de Aspasia de Mileto que fue, antes de casarse con Pericles en el siglo V adne, hetera, maestra de niñas en una Academia, maestra de Sócrates, profesora de retórica y conferenciante en el Pritaneo de Atenas.

De las heteras griegas, comenta Solana Dueso en (1994, XVIII): "Que las mujeres que recibían alguna educación se convirtieran en heteras es lo que se puede esperar. En efecto ¿qué otra salida le cabía en Atenas a una mujer que se relacionase con el mundo del arte o de la intelectualidad? Y más en general, ¿qué otra cosa podía ser en Atenas simplemente una mujer culta e instruida sino una hetera? Si no es como tal, ¿acaso tendría acceso alguno al mundo masculino, en cuyas manos se encontraba la dirección política, el arte, la intelectualidad?"

Hoy día existe la expresión de que la profesión femenina más antigua del mundo es la prostitución. Sin embargo ello entra totalmente en contradicción con la arqueología y los mitos legados en todas las culturas. Ya que las más arcaicas obras de arte de humanos, nos muestra exclusivamente a mujeres ejerciendo las más nobles profesiones. Y los más arcaicos mitos, adjudican a las Diosas el invento de innumerables oficios: "INVENTO FEMENINO SUBLIMADO A CATEGORÍA DIVINA".

Y así en época arcaica, antes de la revolución patriarcal, existen numerosas obras de arte en todas las culturas arcaicas, de mujeres ejerciendo las profesiones, tanto relacionadas con la funciones alimenticias: físicas y culturales, como las funciones sagradas relacionadas con el sacerdocio.

  • Y aparecen mujeres reflejadas en obras de arte ejerciendo las profesiones de:
  • Agricultora: la mujer roturaba y cultivaba el campo.
  • Escultora-alfarera: modelaba las vasijas y esculturas necesarias para contener alimentos y para pedir Fertilidad a la Diosa.
  • Artesana, curtidora o metalúrgica: fabricaba los diferentes adminículos domésticos, agrícolas, textiles, derivados de animales y metalúrgicos como la moneda para sus transacciones comerciales...
  • Música y bailarina: tocaba los insts. musicales que habría inventado y bailaba en ceremonias religiosas.
  • Poetisa y cantante: componía y cantaba los himnos de las ceremonias de Fertilidad.
  • Actriz y ramera, y como representante de la Diosa en la Tierra participaba en comedias de carácter religioso llevando ramos de flores, símbolos de Fertilidad y en ritos orgiásticos en honor de la Diosa del Amor.
  • Maestra que enseñaba a los jóvenes los conocimientos útiles para enfrentarse a la vida.
  • Astrónoma: la mujer era la conocedora del calendario agrícola y las constelaciones.
  • Mitóloga: inventaba las leyendas religiosas.
  • Sacerdotisa, bautizadora, legisladora, jueza: dirigía las ceremonias sagradas de Fertilidad para propiciar a la Diosa, a la que encarnaba, así como juzgaba y castigaba a los infractores de las leyes.
  • Participaba en deportes y competía en concursos de carreras de carros, o de caballos, o atléticos, o iba a la guerra.
  • Elaboraba diferentes productos alimenticios (p. ej. pan de harina de semilla de trigo, aceite de oliva de la aceituna, vino de la uva...), tras inventar los métodos de obtención de los frutos con los que alimentaba a sus hijos, cuando era la única que se cuidaba de ello.
  • Además ejercía de médica, curandera y veterinaria, curando con hierbas medicinales a los humanos y a los animales.
  • De comerciante, porteadora, molinera, panadera, partera, viñadora, colonizadora, etc.

La consideración que gozaba la prostituta a principios de los tiempos históricos, como lo ilustra las numerosas e importantes cortesanas / hetairas / meretrices y sacerdotisas que ocupaban un lugar destacado en la sociedad, manifiesta la libertad sexual que gozaba aún la mujer, pervivencia de instituciones matriarcales, así como de su amor a la cultura, religión y Bellas Artes.

Con el tiempo el varón, en su deseo de subordinar aún más a la mujer, terminó reprobando la única función que el varón no podía apropiarse y sí beneficiarse: la prostitución y el comportamiento libre sexual femenino, otro factor que explica la pérdida de poder femenino.

Con la modificación de la sociedad hacia los valores patriarcales, sobrevino la introducción de normas morales por la que la mujer había de llegar virgen al matrimonio y se le prohibía practicar libremente el sexo o las prácticas autoestimulatorias.

Las culturas patriarcales legadas a occidente por la tradición judeocristiana, terminó de modificar las ideas morales, desaprobando los placeres sexuales como algo inmoral e impúdico, limitando la sexualidad femenina y preocupándose de no intensificarla, para que la mujer dejara de ser autónoma y se dejara someter.

Y ahí está la Biblia propagando ideas descalificatorias sobre los comportamientos de las sacerdotisas que "se dedicaban a seducir con malas artes". Y calificando a los Templos de "Lupanares" donde se adoraban a falsos dioses. (Lupanar era el Templo Lupercal / Lupanar de Roma en donde recibía culto la sacerdotisa cortesana Deificada Acca Laurencia, Loba / nodriza / maestra de Rómulo y Remo (lupa = loba, nodriza que amamanta). En el Templo Lupercal se reunían las Luperci / Lupa / Luperca / Lobas / cortesanas / sacerdotisas / maestras / nodrizas donde ejercían sus múltiples y prestigiosas funciones, que incluía la prostitución sagrada).

(Curiosamente cuando la mujer actúa como una loba se dedica a la prostitución, mientras varones cuando se parecen a lobos, se dedican a robar).

Con el descrédito de la sexualidad femenina, la mujer dejó de disfrutar de la anterior libertad sexual. Y tras la revolución patriarcal que se extendió por todo el universo, se le impuso fuertes ideas de moralidad y recato y fue víctima de represión sexual.

Con el tiempo, puesto que seguía vigente el no permitir a la mujer ganarse la vida por sí misma, la carga de la dote la asumieron los progenitores de la novia. Ello fue causa de que dos mil años más tarde, en la Europa Medieval y patriarcal de crisis económica, con padres sin suficientes medios económicos para dotar a todas sus hijas y que seguía negando a las mujeres el derecho al trabajo, al no existir ya la libertad sexual de antaño, obligasen a algunas a entrar al servicio de Templos, ahora Templos de virginidad / conventos.

MIENTRAS TANTO EN ROMA.........

La presencia de esclavos y esclavas en los hogares sería uno de los motivos de la libertad sexual con los que se relaciona el mundo romano. Esta resunta libertad sexual estaría íntimamente relacionada con el amplio desarrollo de la prostitución.

Como en buena parte de las épocas históricas, en Roma las prostitutas tenían que llevar vestimentas diferentes, teñirse el cabello o llevar peluca amarilla e inscribirse en un registro municipal. No en balde, Catón el Viejo dice que "es bueno que los jóvenes poseídos por la lujuria vayan a los burdeles en vez de tener que molestar a las esposas de otros hombres".


En el año 1 existe un registro con 32.000 prostitutas que estaban recogidas, habitualmente, en burdeles llamados lupanares, lugares con licencia municipal cercanos a los circos y anfiteatros o aquellos lugares donde el sexo era un complemento de la actividad principal: tabernas, baños o posadas.


Los distritos del Esquilino y el Circo Máximo tenían una mayor densidad de burdeles humildes mientras que los más elegantes se ubicaban en la cuarta región, habitualmente decorados con murales alusivos al sexo e identificados en la calle con un gran faro que era iluminado por la noche. Las prostitutas solían exhibir sus encantos en las afueras del prostíbulo y era habitual que en las puertas de las habitaciones existiera una lista de precios y de servicios. Las prostitutas se dividían en diversas clases:

  • las meretrices estaban registradas en las listas públicas mientras que
  • las prostibulae ejercían su profesión donde podían, librándose del impuesto.
  • las delicatae eran las prostitutas de alta categoría, teniendo entre sus clientes a senadores, negociantes o generales.
  • Las famosae tenían la misma categoría pero pertenecían a la clase patricia, dedicándose a este oficio o por necesidades económicas o por placer. Entre ellas destaca la famosa Mesalina, Agripina la joven o Julia, la hija de Augusto. -ambulatarae recibían ese nombre por trabajar en la calle o en el circo mientras que las lupae trabajaban en los bosques cercanos a la ciudad y las bustuariae en los cementerios.

El lugar favorito para las relaciones sexuales eran los baños, ofreciendo sus servicios tanto hombres como mujeres;

"La Prostitucion Sagrada"

"La prostitución sagrada en la cultura Babilónica y la pervivencia de ésta práctica en Corinto, a través de Canaan y Chipre"

La prostitución sagrada es una práctica muy antigua de la que hay pocas trazas en el occidente, solamente en la ciudad griega de Corinto y las ciudades canaanítas de la costa levantina.

Originalmente la prostitución sagrada se encuentra en Babilonia, cercano el tercer milenio a.J.C. como una de las formas de culto a Ishtar, quien es la misma Innana sumeria con atributos diferentes. En su forma de Ishtar, la diosa de la cultura sumeria se convierte en la diosa de la belleza y la sensualidad babilónica, a la que agradaban los actos de amor carnal y que para asegurar su veneración y culto se consagraban vírgenes al servicio del templo, dedicándolas a la prostitución sagrada, es decir a la prostitución selectiva y puntual, cuyo provento se dedicaba exclusivamente al servicio del templo.

En el gran templo de Ishtar en Babilonia, cercano al Gran Esagifa, moraban las sacerdotisas que se dedican al servicio de la diosa, es decir a efectuar actos de fornicación con los que pagan el precio del rito que se entera en la caja del Templo. Las sacerdotisas tienen horarios fijos de culto, no aceptan sino a aquél que ha pagado el precio a la Diosa y no aceptan desviaciones del acto sencillo y directo.

Están reputadas como religiosas y se les acuerda un tratamiento honorable cuando salen al exterior de su templo. Igualmente se dice que cada adolescente debe consagrar su primer acto sexual a la diosa y que este acto debe ser efectuado dentro del templo en la forma de un rito, similar al de las sacerdotisas regulares del templo. Sobre esta forma de veneración carnal directa a la diosa hay muy pocas referencias, se tienen modelos de arcilla y representaciones de los órganos genitales tanto femeninos como masculinos en arcilla cocida, encontrados en los depósitos del templo y algunas referencias en Heródoto .

En su aspecto de divinidad amorosa Innana/Ishtar es la protectora de las prostitutas y de los amoríos extramaritales, que por cierto no tenían connotación especial en Babilonia, ya que el matrimonio era un contrato solemne que perpetuaba la familia como sostén del estado y como generadora de riquezas, pero en el que no se hablaba de amor o de fidelidad amorosa.

En cuanto al carácter compasivo del rito, las prostitutas se llaman también "las compasivas" , teniendo piedad de ..."toda la raza humana", según dicen que dijo alguna vez María Magdalena la prostituta de los Evangelios. El significado de esa "compasión" se define como con la pasión compartiendo la emoción, emoción que parece ser tan vieja como la humanidad misma.

Los atributos de Afrodita derivan de su nombre, cuya raíz es aphrodis , la consumación gozosa de la sexualidad, el acto carnal. En la "Odisea" su nombre se usa en este sentido aunque es muy raro encontrar referencias a esta diosa en la época Micénica.